God save the wine. El Brexit y sus consecuencias sobre el sector del vino

El Brexit y sus consecuencias sobre el sector del vino traen de cabeza a bodegas de todo el país y a los especialistas de este mundillo. La compleja salida del Reino Unido de la Unión Europea, un genuino cisne negro de la historia actual, traerá consecuencias de todo tipo. El sector del vino no permanece ajeno a estos cambios, ya que los ingleses son grandes consumidores del vino de España. ¿Cómo afectará este evento al sector vinícola español?

El Brexit y sus consecuencias sobre el sector del vino traen de cabeza a bodegas de todo el país y a los especialistas de este mundillo. La compleja salida del Reino Unido traerá consecuencias de todo tipo. El sector del vino no permanece ajeno a… Clic para tuitear

El Brexit y el sector vinícola español

Viña uva negra

Nadie había esperado en 2016 que el pueblo británico decidiera, mediante referéndum, ser el primer país en abandonar la Unión Europea. Más allá de las consecuencias políticas y sociales, las económicas son las que llegan a resultar más preocupantes. Diversos sectores se posicionan para el mundo después de la salida del Reino Unido y el vinícola no es ajeno a estos movimientos.

Al no existir una gran oferta interna de vino, los británicos deben surtirse del exterior y con el paso del tiempo se han convertido en verdaderos entusiastas del vino español. España es el quinto productor con mayor volumen de ventas en las Islas Británicas y, por suerte, este volumen tan solo descendió un 0,1 % durante el 2017. Pese a la incertidumbre que produce el Brexit, el vino español goza de buena salud y se mantiene competitivo.

Sin embargo, debes tener muy en cuenta que aún no se ha cerrado la salida y que el sector se resentirá en función de cómo se haga. En caso de un Brexit duro, aquel en el que el país se verá expulsado del mercado interior de la Unión Europea y en el que el principio de libre circulación de mercancías dejará de aplicarse, el escenario llegaría a ser realmente negativo para el vino español.

En este caso, los aranceles a los productos agrícolas estarían más que asegurados para proteger a los agricultores del país y los derechos aduaneros contribuirían a encarecer el precio del vino, por lo que perdería gran parte de su competitividad.

Embalaje del vino

No obstante, no dispares las alarmas todavía, ya que un escenario de Brexit duro es el más improbable de todos. Pero sí que habrá consecuencias negativas. Según los pronósticos de algunos estudios para la próxima década, el precio del vino que consumirán los británicos aumentará un 22 %, el volumen consumido descenderá un 28 % a consecuencia del encarecimiento del producto y las compras al extranjero acabarán por descender un 27 %.

Si bien no será una catástrofe, no son los mejores datos, aunque unos pronósticos a diez años en un evento tan volátil y de tan difícil encaje como es el Brexit podrían fluctuar enormemente. Pese a estos datos siempre hay quien ve el vaso medio lleno y diferentes productores y bodegueros se mantienen optimistas.

Muchos son los que afirman que el mercado seguirá existiendo, ya que los británicos enfocan los problemas de manera optimista e innovadora. Pese a que las transacciones comerciales se vean afectadas por la inflación, la devaluación de la libra frente al euro y los aranceles cambien o aparezcan, seguirán existiendo opciones de negocio. Tan solo será necesario adaptarse, innovar y buscar las nuevas oportunidades que se generen.

Exportación e importación de vino en el entorno internacional

Barricas de vino

Pese a la importancia del Brexit, la exportación e importación de vino español seguirá desarrollándose con normalidad y, en este aspecto, debes saber que seguirá manteniéndose tan competitivo como ha sido hasta ahora.

El principal mercado para la exportación del vino español es, como no podía ser de otra manera, el de la Unión Europea. La mayor parte de la producción vinícola se dedica a la exportación, ya que la demanda interna se mantiene a la baja desde hace ya 20 años. De esta manera, España vende más de 16 millones de hectolitros de esta bebida y son cinco los países que se llevan el 90 % de la producción: Francia, Alemania, Reino Unido, Italia y Portugal.

De entre todos, no deja de ser sorprendente que un país como Francia, tierra de vinos de renombre como el Borgoña o el Burdeos, sea el principal comprador de vino español, sobre todo en su vertiente a granel. El país galo importa 7,7 millones de hectolitros, de los cuales cinco millones son graneles que se venden bajo la marca de vinos comunitarios.

Caja de vinos

Por su lado, Alemania importa 3,9 millones de hectolitros; 1,8 millones acaban en el Reino Unido, los cuales son generalmente vinos envasados; 1,9 millones de hectolitros son exportados a Italia, otra tierra de vinos de renombre desde el tiempo de los romanos; y, por último, Portugal compra 1,74 millones de hectolitros. Como puedes ver, la exportación de vino español goza de buena salud y parece que esta tendencia seguirá manteniéndose en el futuro próximo.

Más allá de la Unión Europea, un mercado que está creciendo con vigor es el asiático, concretamente el de China. Esta potencia económica en ascenso ya aprecia el valor de los vinos producidos por España. En 2017 el volumen de ventas se incrementó en alrededor de un 48 %, 1,4 millones de hectolitros para que puedas hacerte una mejor aproximación mental.

Así, este país asiático se convierte en el quinto mercado más rentable para España. Se cree que esta situación no dejará de mejorar en el futuro, ya que el crecimiento de China parece imparable y al consolidarse una clase media dispuesta a mejorar sus condiciones de vida, el vino español parece ganarse su favor con una relativa sencillez.

Por último, las ventas más allá del Atlántico se han incrementado en un 50 % en el caso de Canadá y el comercio con Estados Unidos deja unos beneficios de 306 millones de euros. Sin embargo, el mercado que menos crece es el ruso.

Un sector que crece vigoroso

Vino en estanterías

Pese al Brexit y sus consecuencias sobre el sector del vino las importaciones siguen siendo positivas. Habrá cambios, eso tenlo por asegurado, pero los productores y bodegas ya planean nuevas estrategias para adaptarse a las condiciones que traerá la salida del Reino Unido.

imagen

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies